Friday, July 31, 2015





Lágrimas de sangre 

 
          A medida que pasan los días y la situación del país se torna visiblemente mucho más caótica y polarizada, observamos una radicalización mayor del régimen y del 80% de los venezolanos que no creen ni en Maduro ni en la MUD. Para nadie es un secreto que la popularidad del ignorante autobusero ronda el 10% y que el rechazo hacia la MUD y Capriles crece meteóricamente día a día. 

          No es para menos, el ciudadano común y silvestre no puede sentirse representado por un régimen criminal, hambreador, genocida y narcoterrorista; pero tampoco por una banda de colaboracionistas y legitimadores de vieja data que a través del mercadeo asfixiante del voto, han logrado compartir el poder mezquinamente manteniendo espacios lucrativos a costillas del pueblo por 17 años y 5 meses.  

(Les repito que son 17 años y 5 meses, no son 15 años como declara todo el mundo en Venezuela y en el exilio. Grave error que se comete y siempre trato de corregir porque se ha convertido en un problema endémico) 

          Hoy en día cualquier encuesta seria arroja resultados muy claros: la mayoría del país rechaza categóricamente a Maduro, Capriles y la MUD. Es por ello que resulta una yuxtaposición de ideas y una disyuntiva cerebral, el votar obligatoriamente a sabiendas de que el régimen cometerá un fraude pero compartirá el botín electoral con la MUD manteniendo el libreto utilizado en fraudes anteriores. 

          Dado que el trinomio Régimen-Capriles-MUD se necesita biológicamente para poder subsistir y seguir controlando lo poco que queda de país, han diseñado una estrategia maquiavélica cuasi perfecta, en la que el voto y sólo el voto, es la solución mágica a todos los problemas de Venezuela. El poder político, económico y mediático del trinomio de la muerte, los convierte en espectros casi invencibles. 

          Digo estrategia maquiavélica cuasi perfecta y espectros casi invencibles, porque lamentablemente para ellos (Régimen-Capriles-MUD) el pueblo ha despertado poco a poco y se ha venido organizando a través de las redes sociales, asambleas de ciudadanos y diferentes métodos de lucha no violenta. De manera tal, que el pueblo que votará obligado en diciembre, no es el mismo unicornio de antes. 

          Por primera vez vamos a una elección en la que la mayoría del país sabe y espera el fraude, pero quiere votar de todas maneras. En todas las elecciones anteriores el pueblo en su mayoría seguía creyendo en Capriles y la MUD, teniendo en cuenta además, que el régimen gozaba de cierta popularidad hoy en día minada por la ineptitud e irracionalidad de Maduro.  

          Es por ello que en las líneas anteriores hable de la yuxtaposicion de ideas y la disyuntiva cerebral que hoy padece la sociedad venezolana, obligada a votar en una elección fraudulenta que legitimará una vez más al régimen desde el punto de vista interno y en el ámbito internacional. El trinomio Régimen-Capriles-MUD controla todas las variables del juego, menos la más importante:    
  
          La reacción del pueblo... 

          ¿Aceptará el pueblo venezolano sumido hoy en día en la crisis socio-política y económica más grande de la era republicana un nuevo fraude electoral a sabiendas de que la MUD y Capriles son parte del engaño? 

          Tal vez sí, tal vez no.   

          Lo que sí les puedo asegurar es que como comunicador social y periodista, mantengo una comunicación fluida y constante que he cultivado a través de los años con ciudadanos de todo ámbito: profesores, colegas, militares, políticos, sacerdotes, estudiantes, amas de casa, obreros, etc. Es por ello que he podido experimentar como ha crecido el rechazo y el odio hacia Capriles y la MUD. 

          Si tomamos en cuenta que el pueblo ha sido contenido en varias ocasiones por Capriles y la MUD, pero que hoy en día son tan odiados como el régimen, Maduro y Cabello, debo interpretar que el momento histórico que vive Venezuela y la posible reacción del país en diciembre tal vez sea radicalmente diferente a las anteriores.  

          Lo que sí tengo claro es que el régimen no caerá por la economía y que las elecciones de diciembre son su única vía de escape para tomar oxigeno, ante un país que parece subyugado haciendo colas eternas para conseguir papel higiénico y un kilo de arroz, pero que lleva en sus entrañas el fuego vivo de la "arrechera" indomable al saberse una mayoría burlada y pisoteada consuetudinariamente.  

          El trinomio Régimen-Capriles-MUD hará todo lo posible para que después de haberse consumado el fraude y repartido los curules en nombre de la democracia y el pluralismo político, el pueblo se quede en sus casas una vez más y continúe haciendo colas kilométricas. El que dude lo contrario es masoquista, no vive en Venezuela o se aprovecha de ese trinomio bastardo.    

          Les recuerdo que un estallido social solo propiciaría una salida militar de centro-derecha que arrasaría con el régimen, Capriles y la MUD; es por ello que han llegado al punto de desarrollar una simbiosis de prostitución ideológica y partidista en la que una falsa "oposición" negocia con la dictadura.  

          El 06 de diciembre después de que el CNE y la puritana de Tibisay Lucena haya dado los resultados y sus "tendencias irreversibles", veremos que tanto ha madurado el pueblo venezolano y si de verdad nos merecemos la libertad. Pido a la providencia que el pueblo utilice esa fecha como punto de quiebre para la rebelión total y definitiva, de lo contrario, el año que viene veremos una hambruna generalizada y lloraremos lágrimas de sangre.   

 
“El alma resiste mucho mejor los dolores agudos que la tristeza prolongada" 
 
 Jean Jacques Rousseau   

   
   
¡Patria, Democracia y Libertad!    
     
Roberto Carlo Olivares    
     
     
Blog: www.robertocarlo14.com    
     
Twitter: @robertocarlo14    
   
31-07-15

Friday, June 19, 2015



El Narco y Yo 

 
          La situación de Venezuela es cada día más patética e inverosímil. La mayoría democrática del país que ronda el 80%, continúa  disgregada y sin un liderazgo visible y contundente que los aglutine en una masa uniforme de gran calado. El único líder visible que llegamos a considerar la cabeza de la "RESISTENCIA", hoy languidece en Ramo Verde auto-flagelándose en una huelga de hambre sin sentido y con graves consecuencias para su salud y la de su propia familia.  
 
          Leopoldo López debe detener esa huelga de hambre inmediatamente. Muerto, enfermo y/o incapacitado, le hace un favor al régimen y a la propia MUD-Capriles, que ven en Leopoldo un verdadero líder de masas que no se ha vendido a la dictadura ni pactará elecciones amañadas con la excusa de "preservar la paz social"; y la "tranquilidad de la patria", como alega miserablemente Capriles.   
 
          Henrique Capriles ha devenido en una suerte de colibrí camaleónico, que últimamente vive de chismes y "fuentes fantasmas" que dice tener en el CNE, TSJ, Fiscalía, etc. Según Henrique, las elecciones parlamentarias serán a finales de septiembre y las ganaremos por paliza, dado que esta vez sí "defenderán" los votos del pueblo y no aceptarán fraude alguno. Yo, particularmente, no le creo nada.  
 
          Con el "efecto salamandra", el mismo CNE, la misma Tibisay Lucena y sus "tendencias irreversibles", las mismas reglas de la dictadura, las mismas instituciones del estado, los mismos genocidas en el poder, y los mismos colaboracionistas y traidores de la MUD, el resultado nuevamente será favorable al régimen y sus adláteres. Efecto Salamandra: http://esdata.info/Salamandra-1  
 
          No tengo la menor duda de que las elecciones parlamentarias se realizarán en el 2015, sobre todo ahora que el régimen de Maduro se encuentra tan desgastado y bajo la lupa de la comunidad internacional. Maduro, Diosdado y su grupo de amorales, buscarán relegitimarse de nuevo en una elección fraudulenta que contará una vez más con la venia de la MUD y Capriles. Nada nuevo bajo el sol.  
 
          El punto medular del asunto, y por ello el régimen se da el lujo de amedrentar ex presidentes y sitiar impúdicamente senadores de Brasil en suelo patrio, es que saben muy bien que no perderán la elección parlamentaria y la "oposición" aceptará los resultados sin chistar, obteniendo en el camino una nueva cuota renovada de poder. Son mercaderes del voto y del sufrimiento eterno del pueblo.  
 
          Aclaro que no soy abstencionista, creo en el voto como un arma valiosísima de rebeldía ciudadana, siempre y cuando vayamos preparados a sabiendas de que el fraude es indetenible, y que se debe usar como punto de quiebre para una gran movilización nacional hacia Caracas hasta derrocar al régimen. Creo en el voto-fraude-movilización-derrocamiento. Nunca en el voto para relegitimar.   
 
          Tampoco creo en la debacle económica como variable "per se" en el desmoronamiento del régimen y mucho menos en su derrocamiento. Tengo mucho tiempo exponiendo mis argumentos y el tiempo me ha dado la razón. He discrepado públicamente desde hace muchas lunas con economistas de la talla de Ricardo Hausman y Garcia Banchs. Ambos brillantes economistas, pero obvian variables básicas que no son técnicas, pero sí son humanas.  
 
          En mi artículo del pasado mes de marzo, titulado: "La utopía económica-electoral", profundizo en ese aspecto. Enlace: http://www.robertocarlo14.com/2015/03/la-utopia-economic-electoral-qu-e-es.html 
 
          Igualmente mucho se ha especulado y comentado sobre la relación de Maduro y Diosdado Cabello, relación que desde mi punto de vista ha sido banalizada casi por todo el mundo de forma errónea e infantil. La mayoría de los ciudadanos de a pie y los diferentes analistas de diferente índole, aducen que ellos son "enemigos" a muerte y buscan la aniquilación terminal del otro. Nada más lejano a la realidad.   
 
          Es harto conocido que Maduro es un títere de los Castros, pero también de Diosdado y de las mafias narcotraficantes civiles-militares que hoy en día reinan en la patria natal de Bolívar. Maduro no ejerce el mando, pero es la figura "presidencial" a nivel doméstico e internacional; con eso le basta y le sobra para estar protegido mientras se mantenga en el poder. 
 
          Por el otro lado, tal vez Diosdado no simpatice con los Castros y hasta le sean repulsivos, igualmente pensará que Maduro es un pobre ignorante analfabeta y simplón, pero entiende que los necesita a todos para seguir saciando su incansable e inagotable sed de poder y dinero, por lo menos a corto plazo. La relación de Maduro y Diosdado es obligatoria para la supervivencia mutua de sus proyectos.   
 
          Quizás Diosdado quiera la presidencia, quizás en el futuro intente un golpe militar o electoral. No lo sabemos todavía, pero lo seguro y certero, es que "por ahora", tanto Diosdado como Maduro se necesitan mutuamente y no se van a traicionar. A veces los análisis son más simples de lo que creemos, no crean en tantas hipótesis conspirativas que le hacen el juego al enemigo y desvirtúan la realidad inmediata. 
 
          Con respecto a Diosdado Cabello y los Estados Unidos representados en el gobierno de Barack Obama, no tienen el más mínimo interés de seguir complicando las relaciones con Venezuela, ellos tienen muchas otras cosas de mayor envergadura desde su punto de vista político y militar. Yo no comparto esa visión simplista de la geopolítica pero no podemos hacer nada al respecto.  
 
          La causa del "cartel de los soles" y Cabello, la lleva la fiscalía de Nueva York, ellos son totalmente independientes de Obama y aunque quisiéramos que los procesos fuesen máspidos y expeditos, ese tipo de investigaciones lleva muchos años, sudor y lágrimas. Con el proceso de la FIFA tardaron 25 años para darles un ejemplo reciente y puntual.  
 
          De manera tal que no se sigan engañando. En Venezuela no existe una salida inmediata. Las elecciones parlamentarias se realizarán y de nuevo se consumará un fraude monumental. Tampoco hay condiciones para un "estallido social" porque la verdadera "RESISTENCIA" no se ha podido centralizar y sus focos son mayoritariamente fuertes en el interior del país. Miraflores se encuentra en Caracas y todo movimiento rebelde de derrocamiento debe pasar por la capital.  
 
          Yo no dudo que en algún momento derrocaremos a Maduro y su combo de rufianes genocidas, pero no será en el 2015, eso lo pueden escribir en piedra. El 2016 es una incógnita que podrá ser revelada después de las elecciones parlamentarias y la actitud que asuma el pueblo, al haber sido burlados una vez más por el régimen, la MUD, Henri Falcón, Henrique Capriles, Ramos Allup, Julio Borges, etc.   
 
          Y mientras nuestra tragedia griega continúa, Maduro "el cucuteño" usurpando la silla de Miraflores y gozando de las mieles del poder terrenal, observará a Diosdado en la lejanía de su claustro y seguramente afirmará:  
 
          "Hacemos un buen equipo...el Narco y Yo".   
 
 
“A veces yo soy Dios, si digo que un hombre muere, muere el mismo día  
  
Pablo Escobar 
  
  
  
¡Patria, Democracia y Libertad!   
    
Roberto Carlo Olivares   
    
    
    
Twitter: @robertocarlo14   
  
19-06-15