Tuesday, June 22, 2010


Chávez busca generar un estallido social

Para los que siguen mis columnas y reconocen que la mayoría de mis pronósticos se han hecho realidad, deben entender que la situación actual del país es la más idónea para que se suscite un estallido social. Sobre todo si el mismo, será generado por el propio régimen buscando la suspensión de las elecciones parlamentarias.
La semana pasada a Chávez le entregaron un informe de inteligencia, en el que le advertían de la inminente derrota en las elecciones parlamentarias. Según el informe, la oposición ganaría fácilmente la mayoría simple de la Asamblea Nacional, y tendrían opción de sacar todavía más diputados si la incapacidad manifiesta del régimen no da marcha atrás radicalmente. 
Los miembros de la inteligencia cubana le informaron al ex militar golpista, que el CNE y las maquinitas de Smarmatic ya no eran suficientes para maquillar las cifras, y que el movimiento estudiantil y varios sectores de la sociedad civil estaban dispuestos a llamar al pueblo a la calle si en definitiva el fraude era consumado, o las elecciones postergadas.
Los dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática que defienden ciegamente su “status quo”, serán sobrepasados por el pueblo después de que los sectores de la sociedad civil verdaderamente comprometidos con la patria hagan la convocatoria. Por ahora los medios de comunicación que ya practican la autocensura desde hace tiempo, serán presionados todavía más.
El caso de Noticiero Digital y del columnista del diario “El Carabobeño”, Francisco “Pancho” Pérez, condenado a 3 años y 9 meses de prisión por una columna de opinión, son ejemplos vivos de la represión constante e impúdica que reina actualmente. El cierre de Globovisión sería la última estocada de la dictadura.
La persecución contra la familia Zuloaga y la intervención del Banco Federal, son solo pañitos tibios comparado con lo que se aproxima. Al régimen criminal castro-chavista le queda todavía un arma legal sumamente poderosa, me refiero al artículo 67 de la Constitución. Si el pueblo no cae en las provocaciones del régimen y continúa en su marcha pacífica hacia las elecciones del 26 de septiembre, Chávez ordenará al Tribunal Supremo de Justicia inhabilitar a la mayoría de los candidatos de oposición.
El artículo 67 de la Carta Magna, establece que los candidatos a elección popular deben ser elegidos por elecciones internas de cada partido.
La mesa de la Unidad Democrática, escogió a la mayoría de sus candidatos a través de consensos y no por medio de elecciones internas.
La idea sería llevar al país a un punto de enardecimiento total y semanas antes de las elecciones, decretar la inhabilitación de los candidatos opositores. Todo se haría de manera legal y el Tribunal Supremo de Justicia complacería al caudillo una vez más. La decisión ha sido tomada y el tirano no se medirá en las elecciones de septiembre.
¿Qué podrían hacer las fuerzas vivas de la nación ante semejante situación dictatorial y tiránica?
Tendríamos que ampararnos en los artículos 333 y 350 de la Constitución Nacional, desconociendo al régimen y obligando a las Fuerzas Armadas Nacionales a cumplir su rol como garantes de la Carta Magna. No sería un golpe de estado ni una ruptura del hilo democrático, sería sencillamente una salida constitucional a una grave crisis que podría desembocar en una guerra civil premeditada.  

Art.333
     Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia. 
Art.350
   El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.
Las fuerzas vivas de la nación bajo ninguna circunstancia pueden permitir la postergación de las elecciones o la inhabilitación de los candidatos opositores. El régimen no se medirá y el país deberá levantarse decididamente. Vienen días muy oscuros y situaciones verdaderamente amargas para el colectivo nacional. Debemos entender que el régimen es criminal y no se detendrá hasta lograr imponer su dictadura.
Es nuestro deber hacerle frente al régimen oprobioso y obligar a las Fuerzas Armadas Nacionales a cumplir su rol constitucional-republicano.
Con la constitución en una mano y nuestra bandera de siete estrellas en la otra, tendremos que marchar de manera mancomunada por las calles de la patria exigiendo el retorno a la civilidad y la democracia. Los tonos grises ya no existen, o son ellos o somos nosotros, juzgue usted amigo lector y saque sus propias conclusiones.

“El pueblo que combate con fe, al fin triunfará”
Simón Bolívar

¡Patria, Democracia y Libertad!
Roberto Carlo Olivares
14-06-10

No comments:

Post a Comment