Saturday, July 24, 2010


La imagen de Bolívar y Venezuela deben ser reivindicadas

Hoy se cumple un nuevo Natalicio del padre de la patria, hace 227 años nació el Libertador de América, uno de los visionarios y estadistas más grandes de la historia universal. Oligarca de nacimiento, pero con ideales nobles, liberales y verdaderamente revolucionarios. Junto a Francisco de Miranda, fue uno de los pocos mortales en envisionar una comunidad de naciones sudamericanas desde temprana edad y en pleno siglo dieciocho.

Su cultura extensa, inteligencia exacerbada y olfato político sin igual, lo llevaron a entender el momento histórico por el que atravesaban las colonias españolas, que ante la arremetida imperialista napoleónica descuidaron los territorios conquistados de ultramar. El juramento de emancipación hecho en el Monte Sacro de Roma, predestinó a Bolívar a ser la punta de lanza de un movimiento libertario continental, que liberó a Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela; creando en el camino una nueva nación que honraría su nombre: Bolivia.

Actualmente y en medio de un conflicto innecesario con nuestros hermanos colombianos, la figura de Bolívar ha sido ultrajada y prostituida sistemáticamente por el régimen criminal castro-chavista desde hace más de 11 años, tratando de tergiversar la historia y hasta manipulando sus pensamientos de manera vulgar y macabra con fines netamente políticos-propagandísticos.  

La profanación de su tumba hace pocos días en un rito con matices satánicos, realizado en la madrugada del día 16 de Julio, fecha emblemática para los paleros y babalaos cubanos, dado que se celebra el día de Oyá, deidad que controla el espíritu de los muertos y que se sincretiza en la religión católica con la Virgen del Carmen, revela lo tétrico de Chávez y su ignorancia extensa en materia de venezolanidad.

El dictador no termina de entender que somos un pueblo católico, capitalista, democrático y pacífico. Si hasta ahora Chávez no ha sido derrocado, no es porque tenga apoyo popular, es porque la dirigencia opositora le hace el juego, y el pueblo anda a la deriva sin un líder que aglutine masas y le dé un parado necesario a esta putrefacción de régimen anacrónico y destructivo.

Nuestros dirigentes opositores son tan “castrados” que en vez de exigirle a Chávez y a la Fuerza Armada Nacional, una respuesta contundente con respecto a la presencia de la guerrilla en nuestro suelo patrio, se limitan a discutir la ruptura de relaciones con Colombia, cosa previsible desde hace días cuando el ministro de defensa colombiano dio una rueda de prensa y dejó colar que llevarían las pruebas a la OEA.

Aquí lo que se debe discutir es la veracidad de esa información, lo demás es paja pareja. En un país serio y con una oposición patriota, ya se hubiese creado una comisión verificadora con integrantes de todos los sectores democráticos de la sociedad, con la finalidad de visitar esas coordenadas y realizar una investigación independiente con representantes de la OEA, la ONU y los medios internacionales.

Lamentablemente seguimos en lo mismo, el dictador pauta la agenda y nosotros nos limitamos a contradecirlo divagando en sus innumerables potes de humo.

Aunque me lo siga recriminando la profesora Marta Colomina, sigo manteniendo que nuestro peor enemigo no es Chávez, sino la oposición blandengue que no termina de sintonizarse con el sentimiento nacional. Su discurso es patético y sus escuetos comunicados horriblemente redactados, son fácilmente prescindibles.

Por el otro lado, los militares tripudos y timoratos que salieron en cadena nacional de radio y televisión, dizque dando la cara al país en nombre de la institucionalidad de las Fuerzas Armadas, alabando a Chávez y prestos a defender nuestra inviolable soberanía, no son más que una cuerda de mequetrefes sin ascendencia en la tropa, con pases gratis a todos los prostíbulos de Caracas y bebedores empedernidos de escocés mayor.

Sin duda alguna, indignos representantes de la herencia de Bolívar y coparticipes de los crímenes de lesa humanidad, que a diario cometen los insurgentes colombianos en ambos lados de la frontera; desde aquí me comprometo a ser  observador de primera línea en sus juicios internacionales. De más estaría recordarles por enésima vez: el estatuto de Roma, los tratados internacionales y nuestra propia Constitución.    

Me gustaría finalizar la columna recordándole a Chávez que su derrocamiento inminente viene coadyuvado por varios frentes, y el plano internacional apenas comienza a mostrarle los dientes. Los expedientes de la guerrilla son solo uno de los tantos que apenas se dejan ver, por allí andan los gringos imperialistas desde hace años, montándole meticulosamente un mega expediente relacionado con el narcotráfico y el lavado de dinero.

Ante la situación actual de la patria, podemos aseverar que el ideal bolivariano de unificación sudamericana nos demuestra cuán avanzado estaba el espíritu del Libertador, y que poco hemos evolucionado en estos 200 años.

Pero también podemos afirmar, que ese mismo espíritu de emancipación y hermandad, sigue vigente entre los pueblos de Venezuela y Colombia de forma mayoritaria, sobre todo en momentos de irresponsabilidad, cinismo y traición a la patria, como los que vivimos actualmente todos los venezolanos.

La consigna es no desmayar, recordemos que en nuestra genética sigue viva la memoria de Bolívar y la voluntad mayoritaria de la población debe ser impuesta por el bien de la nación. Recuperemos el honor del padre de la patria y hagamos valer nuestro gentilicio.¡Adelante compatriotas, nuestro norte es la Liberación!


 “Yo no pido por recompensa más que el reposo y la conservación de mi honor”
Simón Bolívar

¡Patria, Democracia y Libertad!

Roberto Carlo Olivares


24-07-10

No comments:

Post a Comment