Tuesday, November 8, 2011


No mejora el enfermo y su humanidad lo delata
 

         (Pablo Pérez) El bochornoso espectáculo que nos regaló el fin de semana pasado el gobernador del estado Zulia y precandidato presidencial, Pablo Pérez, es una muestra más del foso séptico en el que hemos caído los venezolanos, sobre todo la dirigencia de oposición, quienes deberían ser los llamados a dar el ejemplo contrastando su actuación con la de Chávez y sus subalternos.

El sujeto en cuestión visiblemente pasado de tragos, hizo el ridículo en una tarima musical el día en el que se inauguraba oficialmente la Feria de “la Chinita”, en la ciudad de Maracaibo. No contento con su proceder desdeñable, confrontó a un grupo de chavistas que se encontraban en otra tarima al momento de retirarse en horas de la madrugada, dejando una “trifulca” prendida entre sus partidarios y los oficialistas. He aquí lo grave del asunto.

Obviamente hubo heridos y detenidos ya que la mayoría de las personas estaban etílicamente intoxicadas. ¿Es esto verdaderamente necesario? ¿Qué ejemplo pretende dar el gobernador a la juventud? Una persona que pretenda regir los destinos de un país de manera responsable, debería dejar la bebida o por lo menos moderar su ingestión. Precisamente por ello es que no todo el mundo puede aspirar a ser presidente, ya ven lo que nos ocurrió con el dictador moribundo y su entorno de sanguijuelas virulentas.   

La idea es avanzar y superar el desmoronamiento social que nos aqueja, espero que Pablo Pérez tenga la decencia de disculparse ante los zulianos y como precandidato presidencial, ante el país. Errar es de humanos, rectificar es de sabios.

(Capriles Radonski vs Pablo Pérez) Todos mis lectores consuetudinarios entienden que no creo en elecciones ni el CNE (la mayoría de ellos tampoco y por eso me leen) Las razones son más que obvias y para los lectores nuevos o intermitentes, con tan solo visitar mi Blog ( www.robertocarlo14.com ) o colocar mi nombre en Google, encontrarán suficientes artículos de mi autoría refiriéndome al tema.

La mayoría del país ha escogido la ruta electoral y con Chávez vivo o muerto, las elecciones presidenciales del próximo año son y serán ineludibles e impostergables.

Como Venezuela es un país polarizado y las encuestas no mienten (me refiero a las encuestas verdaderas, las que no se publican) el próximo presidente de Venezuela no será Chávez (ya debería estar enterrado para esa fecha) ni tampoco será un aliado del dictador moribundo.

En ese contexto nos encontramos con Pablo Pérez y Capriles Radonski, ambos lideran las preferencias para las primarias “oposicionistas” del próximo 12 de febrero. Ninguno de los dos candidatos es de mi agrado, no creo que ni Pablo Pérez ni Capriles Radonski puedan liderar una transición post Chávez, no tienen ni la personalidad, ni la experiencia, ni mucho menos el fuelle político necesario para enfrentar lo que se nos viene encima.

Lamentablemente eso es lo que hay y tenemos que apoyarlos, no hay de otra, así lo decidieron los políticos y el país lo aceptó. Entre los dos creo que Pablo Pérez usa la estrategia adecuada enfrentando al déspota y denunciando nuestra dependencia satánica y grotesca hacia Cuba, entre otros menesteres.

 En un país polarizado la estrategia conciliadora y hasta cobardona de Radonski, intuyo que no tiene cabida en el grueso de la población y supongo que será derrotado por Pablo Pérez en las primarias de febrero, si se juega limpio y no existen acuerdos ni subterfugios sombríos.  

Ese es el sentimiento de la mayoría del país y si fuese un estratega político, apostaría por ello. De todas maneras en la Venezuela actual cualquier cosa puede suceder y si lloviese de abajo hacia arriba, no me sorprendería en lo absoluto.

Yo sigo manteniendo con firmeza la tesis de la junta cívico-militar porque es la única forma viable de hacer lo que se tiene que hacer (para buen entendedor pocas palabras), así lo ha demostrado la historia de la humanidad y en Venezuela dudo que vaya a ser diferente.

Tendremos que esperar a que se desarrollen los acontecimientos, incluyendo la muerte de Chávez, porque su desaparición física podría adelantar los sucesos, sobre todo en el ámbito militar, nos guste o no; ellos tienen la última palabra.

¿Recuerdan el 11 de abril? Pueblo no quita gobiernos y mucho menos regímenes totalitarios, son los militares y los intereses económicos los que hacen bailar al mono y a todos los payasos del circo.

 (Genocidio Selectivo) La juez Lorena Moreno de Riera negó la libertad condicional al comisario Henry Vivas, quien sufre de múltiples afecciones físicas entre las que destacan: glaucoma (50%) en un ojo, gastritis erosiva (esófago de Barrett) y fosas nasales obstruidas.

Después de 7 años preso de manera ilegal (su único delito fue defender a los marchantes del 11 de abril) el comisario se muere en vida en los calabozos putrefactos del régimen dictatorial.

Otros presos políticos también sufren de dolencias físicas severas: Mazuco, Simonovis, Afiuni, entre otros, y se encuentran condenados a muerte. Mientras el moribundo dictador defiende al famoso terrorista venezolano apodado como “el Chacal” y vela por sus derechos humanos,  ordena el exterminio de los presos políticos opositores dejándolos fallecer de mengua.

¿Dónde está la dirigencia política? ¿Dónde están los estudiantes? ¿Dejaremos que mueran al igual que dejamos morir a Franklin Brito?  

¡Qué país tan bizarro y acomodaticio! Hay que movilizarse y exigir la liberación de los presos políticos enfermos, es cuestión de honor. ¿Por qué no toman las riendas de la lucha los candidatos presidenciales que tanta paja hablan a diario? Demuestren que tienen madera y las “esféricas” bien puestas para enfrentar este genocidio selectivo.

¿Estarán muy ocupados negociando y emborrachándose como Pablo Pérez? ¿Dónde está la iglesia? ¿Hasta cuándo tanta desidia e inacción?

Actúen ahora o la historia les pasará factura absolutamente a todos los que en posiciones de poder político, económico, religioso, militar, cultural y social; pecaron por acción u omisión.

(Chávez es un muerto insepulto) En mi última columna expuse la gravedad del cáncer que acabará definitivamente con la vida del enajenado mental que nos desgobierna, con el paso de los días y las semanas, me convenzo todavía más de que mis fuentes (civiles y militares) no me han fallado y el dictador expirará en pocos meses.

Para los que no tuvieron la oportunidad de leer mi columna anterior, titulada: “El dictador moribundo y converso”,  aquí les dejo el enlace cibernético: http://www.robertocarlo14.com/2011_10_01_archive.html

Los últimos datos confiables que he recibido nos pintan un cuadro patético y definitorio. Chávez ha tratado de experimentar con células madres y medicinas alternativas.

Ha buscado la ayuda del afamado doctor venezolano Jacinto Convit, quien desarrolló la vacuna contra la lepra y actualmente experimenta con vacunas contra diversos tipos de cáncer. El dictador moribundo sufre de “lapsus mentales” severos y necesita ser trasladado en silla de ruedas para no malgastar energías innecesarias.

 Se le ve en público de vez en cuando y de cuando en vez tratando de engañar al pueblo, pero el engañado es él que se encuentra en estado de negación absoluta. Su cuerpo se encuentra envenenado hasta la médula y sus transfusiones de sangre se duplicaron, recibe diálisis 5 y 6 veces por semana.

Sufre de neuropatía periférica (problema nervioso que produce dolor, adormecimiento, cosquilleo, hinchazón y debilidad muscular en distintas partes del cuerpo. Por lo general, comienza en las manos o los pies, y empeora con el paso del tiempo. La neuropatía periférica puede ser causada por lesiones físicas, infección, sustancias tóxicas, enfermedades, como: cáncer, diabetes, insuficiencia renal o por medicamentos, tales como los fármacos anticancerosos.

Continúan con los esteroides y hierbas medicinales para tratar de limpiar su malograda humanidad, dicen los entendidos en la materia que fallecerá de una insuficiencia renal o cardio-respiratoria; es cuestión de tiempo, nada más.

Evidentemente no podrán seguir ocultando lo inocultable, hace pocos días se desmayó en un acto en el patio de honor de la academia militar, periodistas como Alberto Ravell y Elides Roja lo confirmaron. Falta poco, no mejora el enfermo, Hugo Rafael Chávez Frías es un dictador moribundo e insepulto al igual que su detestable y anacrónica revolución.  


"Ningún poder sobre la tierra puede por largo tiempo ser tiránico con impunidad de sosiego"

Barón de Holbach



¡Patria, Democracia y Libertad!


Roberto Carlo Olivares


robertocarlo14@hotmail.com


Blog: www.robertocarlo14.com


Twitter: @robertocarlo14

              
11/08/11

No comments:

Post a Comment